cat | esp | eng
Destacados

Carta abierta a todos los que creen que es demasiado tarde para aprender

¿Una universidad compatible con las obligaciones laborales y la vida familiar? Imposible. ¿Una universidad sin moverme de casa, sin horarios, de calidad y que me permite progresar a mi ritmo? No existe. No lo ha hecho nunca ninguna universidad. Eso pensaba hasta que conocí la UOC.

Los paradigmas cambian, también en la enseñanza. En un mundo acelerado y convulso como el que ya hace tiempo vivimos, hace falta que todo el mundo pueda acceder a una formación continua a lo largo de su vida: aprender sin cesar, formarse, avanzar, mejorar, hacer realidad un proyecto, superar un reto, cubrir una necesidad, cumplir un sueño.

La UOC me ha permitido realizar los estudios que siempre había deseado, pero por encima de todo me ha demostrado que, con fuerza de voluntad y sacrificio por mi parte y un buen acompañamiento y un método de aprendizaje flexible por parte de la universidad, crecer profesionalmente es posible. Y puedo deciros que a partir de cierta edad ya no creía que fuera capaz de poner en marcha nuevos proyectos.

Uno de los grandes aciertos de la UOC es que se adapta a ti: puedes estudiar sea cuál sea tu edad y formación previa, tu situación personal y profesional. En la UOC el estudiante marca su ritmo, gestiona su tiempo; el estudiante es el centro del proceso educativo; el estudiante es el centro de la universidad.

No es fácil. Hace falta disciplina, compromiso, motivación, planificación y un trabajo constante de colaboración con un rápido dominio de las tecnologías de la información y la comunicación, valores y habilidades que adquieren los estudiantes de la UOC y que se reconocen, después, en su vida laboral. Pero no estás solo. Virtual no significa impersonal. Detrás de la pantalla del ordenador o del móvil, en el Campus Virtual, están un equipo de profesores y de tutores comprometidos con tu aprendizaje, y una red de compañeros de todo el país y del mundo, compañeros con los que, como es mi caso, puedes incluso emprender nuevos proyectos profesionales.

La UOC está donde yo estoy, sea en Lérida o en el otro extremo del mundo, donde haya una conexión a internet; sea a la hora que sea. Las nuevas tecnologías lo hacen posible. La UOC evoluciona al ritmo que lo hace la sociedad del conocimiento.

La UOC me ha abierto las puertas a más que unos títulos: me ha dado una formación de calidad, multidisciplinaria, y una mente abierta para adaptarme a los cambios. Ahora soy tutor, acompaño a los nuevos estudiantes en las aulas virtuales. No puedo estar sin la UOC. Sin ella no lo habría conseguido.

Lluís Bordes Capdevila
Es una mente abierta. Abogado, de Lérida, beatlemaníaco y licenciado en Derecho y en Ciencias Políticas y de la Administración por la UOC, este curso trabaja como tutor en el Campus Virtual, después de poner en marcha una consultoría con dos compañeros de estudios.
Posts relacionados
#Cartaabierta a las personas excepcionales que hacen cada día más grande la comunidad UOC.

Comentarios

#

Envía un comentario

Nombre (Obligatorio) eMail (No será publicado) Comentario
Universitat Oberta de Catalunya | www.uoc.edu | Contacto